Trastorno de ansiedad generalizada

Extrema preocupación, sin fundamento que puede interferir con el sueño y suele ir acompañada de síntomas corporales que van desde la fatiga a dolores de cabeza o las náuseas. El tratamiento con psicoterapia, solo o combinado, es muy efectivo en esta condición.

Muchas veces sin afección externa que la provoque, es la preocupación y tensión crónica y exagerada. Este trastorno consiste en la anticipación de desastres, a menudo preocuparse excesivamente por la salud, el dinero, la familia o el trabajo. A veces, sin embargo, sólo la idea de hacer las tareas del día provoca ansiedad.

Las personas con TAG no pueden deshacerse de sus inquietudes aún cuando generalmente comprenden que gran parte de su ansiedad es injustificada. Las personas con TAG también parecen incapaces de relajarse y con frecuencia tienen problemas para conciliar o mantener el sueño. Sus preocupaciones van acompañadas de síntomas físicos, especialmente temblores, temblores, tensión muscular, dolores de cabeza, irritabilidad, sudoración, sofocos y sensación de mareo o insuficiencia en la respiración.

Muchos individuos con TAG se sobresaltan más fácilmente que otras personas. Tienden a sentirse cansados, tener dificultad para concentrarse y pueden sufrir de depresión. Esto puede implicar náuseas, viajes frecuentes al baño o la sensación de que hay un nudo en la garganta.

Cuando su nivel de ansiedad es leve, las personas con trastorno de ansiedad social pueden funcionar y mantener un trabajo. Aunque no evitan ciertas situaciones como resultado de su trastorno, las personas con TAG pueden tener dificultades para llevar a cabo las actividades diarias más simples, si su ansiedad es grave.

El TAG afecta a millones de personas, entre ellos el doble de mujeres que los hombres. El trastorno se desarrolla gradualmente y puede comenzar en cualquier punto del ciclo de vida, pero por lo general se desarrolla entre la infancia y la edad media.

Otros trastornos de ansiedad, la depresión o el abuso de sustancias pueden acompañar el TAG, el cual rara vez ocurre solo. El TAG se trata, pero las condiciones coexistentes también deben ser tratadas con las terapias apropiadas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies